Los atenienses hablan de sus mujeres

” En efecto, salvo excepciones antinaturales, el varón es más apto para ejercer el mando que la hembra, y el de más edad y hombre ya hecho, más que el joven  y todavía inmaduro (…) El libre rige al esclavo de otro modo que el varón a la hembra y el hombre al niño, y en todos ellos existen las partes del alma, pero existen de distinto modo: el esclavo carece en absoluto de la facultad deliberativa; la hembra la tiene, pero desprovista de autoridad; el niño la posee, pero imperfecta ” Aristóteles, Política 1259b y 1260a.

“¿Comprendes ahora por qué me casé contigo y por qué tus padres te dieron a mí? No habríamos tenido dificultad en hallar otra persona que compartiera mi lecho. Pero luego de haber reflexionado ,yo por mi cuenta y tus padres por la tuya, sobre el mejor de los asociados que podríamos adjuntarnos para ocuparse de nuestra casa y de nuestros hijos, te elegí a tí, como tus padres me eligieron a mí, probablemente entre otros partidos posibles.” Palabras de Isómaco a su mujer en el Económico VII  11 de Jenofonte

“Es, en efecto, más honesto para la mujer quedarse en casa que  no estar siempre saliendo, y es más vergonzoso para el hombre permanecer en casa que cuidar de sus asuntos de fuera.” Jenofonte, Económico VII 30

“Tenemos a las cortesanas para el placer, las concubinas para proporcionarnos los cuidados cotidianos, las esposas para que nos den hijos legítimos y sean las más fieles guardianas de nuestro hogar.” PS Demóstenes,  Contra Neaira 122

Pericles y Aspasia

Pericles-9437722-1-402aspasia

En el siglo V existe la pareja irregular de Pericles y Aspasia. Él el gran hombre de Estado que lideró la democracia ateniense en su época de esplendor., “el primer ciudadano”. Ella la bellísima e inteleginte milesia con la que no podía casarse.

Pericles la conoció cuando estaba casado con una pariente y tenía dos hijos. Se separó de su mujer para vivir con Aspasia, convirtiéndose ésta en su concubina.

Vivieron en buena armonía hasta la muerte de éste.

Aspasia era una mujer inteligente y sorprendentemente culta, a la que Sócrates, el filósofo, tenía un gran respeto, según nos dicen Platón y Jenofonte. no obstante, los poetas cómoocos arremetieron violentamente contra ella, llegando incluso a presentarla como a una prostituta, regente de una casa de citas.

P. Mazon, editor de Aristófanes, comenta:

“A nadie le hubiera parecido mal que a Pericles le gustaran los jóvenes, ni que tratara mal a su primera mujer, pero resulta escandaloso que considerara a la segunda como un ser humano, que viviera con ella sin relegarla al gineceo, que invitara a su casa a sus amigos con sus mujeres. Todo ello era demasiado sorprendente para ser natural, y Aspasia era demasiado brillante para ser una mujer honrada.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: